Blog

Consejos para aprobar el práctico de conducir

El momento de enfrentarse al examen práctico de conducir, y aprobar, puede suponer todo un reto. Durante el tiempo que dura la prueba debes demostrar al examinador tu capacidad al volante y el conocimiento de las normas de circulación. Pero esta situación puede generar muchos nervios que te lleven a cometer fallos que puedan provocar no aprobar el examen. En estos casos, seguir una serie de consejos básicos pueden ayudarte a conseguir el carnet de conducir. 

Has superado el examen teórico y has concertado las clases con prácticas con tu profesor a través de Drivel. Después de unas días conduciendo te sientes cada vez más preparado y empiezas a considerar acudir al examen práctico. Es lo habitual, pero también lo es que sientas nervios y que el mínimo detalle te pueda jugar una mala pasada. Un exceso de confianza, o la falta de ella, pueden hacer que cometas errores que no tienen que ver con tus habilidades como conductor. Estos son algunos aspectos a tener en cuenta que te ayudarán a aprobar el examen práctico y conseguir el permiso de conducir. 

  1. Ponte cómodo. El primer paso antes de comenzar el examen o la conducción en general es acomodarte. Revisa los espejos y regula el asiento para comprobar que todo está correcto. Una vez totalmente ajustados a ti abrocha el cinturón y ¡adelante!
  2. Maniobra con orden. Tanto durante el examen como posteriormente conduciendo, automatiza la forma de maniobrar. Se puede seguir una regla simple para recordarlo: RSM. Primero mira por los retrovisores, después señaliza la acción y finalmente realiza la maniobra. 
  3. No te olvides de los retrovisores. Mirar los espejos es fundamental a la hora de aprobar el práctico de conducir. Hazlo no solo cuando tengas que maniobrar, pero tampoco exageres. El examinador está situado detrás y suele estar atento.  
  4. Detención completa en los stops. Suele ser uno de los fallos más frecuentes y de los más tenidos en cuenta. Un stop supone la detención total del vehículo así que no te lo pienses ni dudes, para. Si no dispones de visibilidad puedes adelantarte un poco y volver a detenerte. 
  5. Cuidado en las intersecciones. Aunque pienses que tienes visibilidad mira a todos los lados en cada intersección y a la hora de maniobrar.  El examinador no es adivino, necesita saber que has comprobado que es posible avanzar y has revisado los ángulos muertos. 
  6. No te pongas nervioso con los fallos. A veces, durante el examen, se cometen errores y nos hacen pensar que estamos suspensos. Un ejemplo muy habitual es que el coche se nos cale, pero realmente si eso ocurre será una falta leve. No cometas fallos más graves por estar nervioso o pensando en lo que hiciste antes. 
  7. Para siempre en los pasos de peatones. No pienses en si el peatón querrá o no pasar en ese momento. Si quieres aprobar el examen práctico de conducir para en cada paso de cebra y que sea el peatón quien te indique que no va a pasar. 
  8. El examinador no es tu enemigo. Aunque la mayoría parezcan bastante serios están para ayudarte así que no le temas. Si no entiendes alguna indicación o no le has escuchado bien no dudes en preguntarle. Ellos cuentan con que los nervios pueden hacer que no sigas al pie de la letra todas sus indicaciones. Pero antes de no seguir sus indicaciones de forma repetida pregunta. 
  9. Conoce el vehículo. Seguramente sea el habitual en tus clases prácticas pero revisa que sabes dónde está cada mando por si necesitas usarlos. Es posible que la meteorología sea diferente a lo que estás acostumbrado y es mejor prevenir cualquier situación. 
  10. Revisa la ruta con anterioridad. Cada ciudad tiene unas rutas de examen más o menos definidas. Un buen truco es recorrerlas días antes con algún familiar o amigo para reconocerlas previamente. Así puedes ver posibles sitios complicados, direcciones prohibidas o 
  11. Mantén las manos en el volante. Puede resultar un consejo tonto pero es un fallo más habitual de lo que parece. En muchas ocasiones sin ser conscientes dejamos la mano sobre la palanca de cambios. Si quieres aprobar las dos manos deben estar en el volante durante la conducción. 
  12. Interpreta bien las indicaciones. Mientras no haya ninguna indicación continúa adelante sin agobios, respetando las señales y atento a la circulación. La frase más frecuente que escucharás del examinador es cuando usted pueda. No te vuelvas loco ni te dispongas a realizar la maniobra inmediatamente a lo kamikaze. Si la maniobra indicada no es posible en ese momento espera a la siguiente opción sin perder los nervios. 

Author


Avatar